Comunidad

¿Es fatal comer alimentos contaminados con babosa? Esto dicen los expertos

Este fin de semana a través de redes sociales se hizo pública otra denuncia por la presencia de una babosa en un plato ensalada, que fue servido por una cadena de restaurantes, en Guayaquil.

La noticia se viralizó en redes sociales e inmediato motivó la acción de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), quienes confirmaron en sus cuentas oficiales que clausuraron el local.

“En atención a una denuncia ciudadana sobre presencia de plagas en comida de un local de Guayaquil, nuestros técnicos acudieron al lugar y evidenciaron esta irregularidad, por lo que fue clausurado”, publicó Arcsa.

Pero, ¿es perjudicial comer alimentos contaminados con babosas?

La respuesta es sí. Según la empresa TSI Life Science, destinada a brindar servicios analíticos y científicos técnicos a través de análisis de laboratorio de alto valor agregado y confiables para productos de consumo humano, los seres humanos adquieren Angiostrongylus cuando consumen caracoles o babosas crudos o poco cocidos u otros huéspedes portadores de los microorganismos

El Angiostrongylus costaricensis es un parásito microscópico que se encuentra localizado en diferentes países del continente americano como Honduras, Panamá, Venezuela, Brasil, México, Colombia, Guatemala, Ecuador y Estados Unidos. Este parásito produce una enfermedad denominada angiostrongilosis abdominal, la cual se da por medio del consumo de alimentos contaminados con moluscos como caracoles y babosas, así como con la secreción de éstos.

Los síntomas más comunes, según el portal citado, suelen ser fiebre, dolor abdominal del lado derecho similar a una apendicitis, anorexia, vómito y estreñimiento. Para tratar con el parásito es necesario realizar intervención quirúrgica, ya que, por la inflamación producida, las larvas y huevos no pueden salir por las heces.

El portal añade que las frutas y vegetales provenientes de la tierra y sobretodo hortalizas, son los alimentos más susceptibles para ser hábitat de caracoles y babosas.