Entretenimiento

Esto ocurrió después del concierto de Luis Miguel

Luis Miguel, también conocido como el «Sol de México», deleito a los ecuatorianos con un concierto el pasado 21 de febrero en Quito. Todo 31 mil personas cantaron junto a el famoso cantante en el Estadio Olímpico Atahualpa.

Como era de esperarse, Luis Miguel apareció en el estadio con su encanto, elegancia y gran energía e inició su aclamado concierto con su canción «Será que no me amas» a las 19:40 y lo finalizó a las 21:30, un gran concierto sin duda. Sin embargo generó dudas a sus fans, pues no suele hablar en sus concierto.

¿Por qué Luis Miguel no habla en sus conciertos?

«Miguel Tour 2024» empezó el 18 de enero en Rep. Dominicana y se estima que finalice el 25 de noviembre en México. Hasta el momento sin duda han sido conciertos inolvidables, así como sus cortas palabras, y es que sus fans aseguran que, en los conciertos del cantante, no han surgido comentarios durante estos, únicamente su puesta en escena. «Hola mi gente», «Buenas noches Ecuador», era lo que esperaban muchos.

No obstante, gracias a las grandes pantallas ubicadas en el concierto, se pudo transmitir los gestos, como saludos, de «El Sol de México».

Posible teoría

En la serie de Netflix sobre el artista, se reveló que el origen posible de su tinnitus fue un accidente durante un concierto en 2005. Debido a esto, él evita hablar con el público para no afectar el sonido en sus audífonos necesarios para cantar.

¿Qué es?

El tinnitus es una condición en la que una persona experimenta la percepción de sonidos en los oídos o en la cabeza que no tienen una fuente externa. Estos sonidos pueden manifestarse como zumbidos, pitidos, silbidos, rugidos u otros tipos de ruidos. El tinnitus puede ser intermitente o constante y puede variar en intensidad. Se cree que puede ser causado por una variedad de factores, como la exposición a ruidos fuertes, lesiones en la cabeza o el oído, trastornos circulatorios, problemas de la articulación temporomandibular (ATM) y otras condiciones médicas.

En cuanto a su llegada a los conciertos, se conocía que llegaba en avión privado, pero los detalles como el día, la hora, quién lo acompañaba, dónde se hospedaba y cuándo partía nunca fueron revelados. Los músicos llegaron un día antes del espectáculo, pero el resto se mantuvo en total secreto.

En otros conciertos, se observó que Luis Miguel tosía con frecuencia, sin embargo, en el show de Quito esto no ocurrió. A pesar de que su voz ya no alcanza todas las notas como en su juventud y la altitud de la capital ecuatoriana puede ser desafiante, Luis Miguel logró generar la misma euforia de siempre con sus característicos movimientos de cadera, saltos y pasos de baile icónicos. Cerca del final del espectáculo, el artista se golpeó discretamente entre la cadera y el glúteo derecho, lo que podría reflejar algún tipo de molestia o dolor. Estos detalles pueden pasar desapercibidos para muchos, pero para los admiradores del «Sol de México», son parte de lo que hace a Luis Miguel ser Luis Miguel.