Internacional

Al menos 9 muertos en el incendio de un edificio en la ciudad española de Valencia

FOTO TOMADA POR JOSE JORDAN / AFP.

El potente incendio que devoró el jueves un edificio residencial de la ciudad española de Valencia dejó al menos nueve muertos, según una revisión del balance proporcionado este viernes por las autoridades. 

«La brigada científica de la Policía Nacional ha determinado durante el proceso de identificación que son 9 los cuerpos hallados hasta el momento», indicó Pilar Bernabé, la delegada del gobierno en esta región del este de España, en un mensaje en la red social X. 

Horas antes, Bernabé había informado del hallazgo de diez cuerpos tras una primera inspección de los especialistas. 

En aquel momento indicó que no se podía «descartar» que hubiera más fallecidos, ya que se iban a realizar «más inspecciones» y que la cantidad de personas desaparecidas no estaba clara. 

Poco antes del mediodía, varios bomberos equipados con trajes de protección pudieron acceder finalmente al interior de este edificio formado por dos bloques contiguos, completamente calcinado por uno de los incendios más graves de los últimos años en España.

Las temperaturas extremas que alcanzó esta construcción ubicada en el barrio de Campanar habían impedido que los servicios de emergencia entraran antes, obligándolos a trabajar desde el exterior.

«Horroroso»

Tras las violentas llamas iniciadas hacia las 17H30 horas (16H30 GMT) del jueves, esta construcción con 138 apartamentos amaneció el viernes como un enorme esqueleto ennegrecido.

El presidente regional de Valencia, Carlos Mazón, dijo a los periodistas que quince personas fueron atendidas con lesiones de diversa consideración, entre ellas siete bomberos, pero sus vidas no corren peligro.

El fuego engulló casi por completo el edificio y lo hizo muy rápidamente, dejando imágenes impactantes. La causa del incendio todavía debe determinarse.

Fue «horroroso», relató a la AFP Vicente Ferrer, un jubilado de 72 años, que dijo que «las Fallas no arden tan a prisa como ardió el edificio», en referencia a las grandes figuras de cartón, papel y poliestireno que cada marzo se queman en Valencia por la festividad de San José, atrayendo a un millón de personas a la tercera ciudad de España. 

Ardió «como si hubieran echado gasolina», abundó Sergio Pérez, un chófer de 49 años.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, se desplazó al lugar del siniestro y expresó su «solidaridad» y «empatía a los familiares» de las víctimas. 

Alrededor de 105 personas tuvieron que ser realojadas, indicó la alcaldesa de la ciudad, María José Catalá. 

Interrogantes

Ante la rápida expansión de las llamas por este edificio, construido hace una quincena de años, varios expertos cuestionaron la posible influencia de un material aislante instalado en la fachada, como ocurrió en la tragedia de la torre Grenfell de Londres en junio de 2017, en la que fallecieron 72 personas. 

Según Faustino Yanguas, delegado de Bomberos del Ayuntamiento de Valencia, «el posible material, que se tendrá que investigar», junto a las fuertes rachas de viento que azotaban la ciudad el jueves por la tarde, fueron factores clave en la rápida expansión del fuego.

Una ingente cantidad de medios se desplegaron para intentar luchar contra las impresionantes llamas, entre ellos la movilización de la Unidad Militar de Emergencias, que en la tarde del viernes comenzaba a replegarse. 

Las autoridades de esta dinámica región del Mediterráneo español decretaron tres días de luto oficial, además de anunciar ayudas de varios miles de euros para que las familias que lo perdieron todo en la catástrofe puedan comprar ropa y comida. 

La alcaldía de Valencia dijo que pondrá a disposición de las víctimas 131 apartamentos en un edificio que acaba de adquirir.

El partido de la Liga de fútbol entre el Valencia y el Granada, previsto el sábado, fue también aplazado. 

En octubre de 2023, un incendio en unas discotecas de la vecina región de Murcia dejó trece muertos, en un siniestro por el que seis personas están imputadas.