Ciencia y tecnologíaNoticias

Polvo del asteroide que impactó en la Tierra causó un invierno que mató a los dinosaurios, revela estudio

El polvo de silicato procedente del asteroide que impactó en la Tierra hace 66 millones de años oscureció el cielo durante 15 años y llevó a la extinción de los dinosaurios y de tres cuartas partes de la vida en el planeta, reveló un estudio publicado este lunes.Las conclusiones de la investigación, publicada en la revista Nature Geoscience, refrenda una hipótesis anterior que indicaba que el invierno provocado por el impacto del asteroide Chicxulub fue fruto del polvo que se levantó a causa del choque. Las teorías más recientes aseguraban en cambio que el azufre que se liberó tras el impacto — o el hollín de los grandes incendios que provocó — impidió que la luz del sol llegara al planeta y sumió al mundo en un largo invierno.El estudio publicado este lunes sugiere que finísimos polvos de silicato, procedentes de la roca pulverizada, habrían permanecido en la atmósfera durante 15 años. La falta de luz habría provocado un descenso de las temperaturas medias hasta en 15 ºC.En los años 1980, los científicos Luis y Walter Álvarez, padre e hijo, sugirieron que la desaparición de los dinosaurios fue provocada por un cambio de clima tras el impacto de un asteroide, que cubrió el mundo de polvo.Pero su hipótesis fue cuestionada hasta que, una década más tarde, se descubrió el enorme cráter causado por Chicxulub en la actual península de Yucatán, en el Golfo de México.La teoría que sugiere que el azufre, más que el polvo, cambió el clima del planeta, ganó terreno porque se pensaba que este tipo de polvo no tenía el tamaño adecuado «para permanecer en la atmósfera», explicó a AFP Ozgur Karatekin, investigador del Observatorio Real de Bélgica y coautor del estudio.Un equipo internacional de investigadores pudo sin embargo identificar partículas de polvo procedentes del impacto del asteroide en el yacimiento fósil de Tanis, en el estado de Dakota del Norte, en Estados Unidos. Estas partículas medían entre 0,8 y 8 micrómetros.Al introducir sus datos en modelos climáticos similares a los que se usan hoy en día, los científicos determinaron que el polvo había desempeñado un papel mucho más importante en la extinción de la vida del que se pensaba.Las simulaciones revelaron que de toda la materia proyectada en la atmósfera, un 75% se constituía de polvo; un 24%, de azufre y el resto, de hollín.Las partículas de polvo «impidieron completamente la fotosíntesis» en las plantas durante al menos un año, lo que provocó un «colapso catastrófico» de la vida, concluyó Karatekin.FOTO: AFP.

Ver más
Ciencia y tecnologíaNoticias

La NASA revela el contenido del asteroide Bennu: componentes claves para origen de la vida

Una muestra recolectada del asteroide Bennu, de 4.500 millones de años, contiene abundante agua y carbono, según reveló la NASA, lo que ofrece mayor sustento a la teoría de que la vida en la Tierra se sembró desde el espacio exterior.El descubrimiento se produce tras un viaje de ida y vuelta de siete años a esta distante roca, como parte de la misión OSIRIS-REx, que dejó su preciosa carga en el desierto de Utah el mes pasado, la que está siendo sometida a un minucioso análisis científico.»Esta es la muestra de asteroide rica en carbono más grande jamás regresada a la Tierra», dijo el jefe de la NASA, Bill Nelson, en un evento de prensa en el Centro Espacial Johnson en Houston, donde se revelaron las primeras imágenes de polvo negro y guijarros.El carbono representó casi el 5% del peso total de la muestra y estaba presente tanto en forma orgánica como mineral, mientras que el agua estaba encerrada dentro de la estructura cristalina de los minerales arcillosos, dijo.Los científicos creen que la razón por la que la Tierra tiene océanos, lagos y ríos es porque fue golpeada por asteroides que transportaban agua hace entre 4.000 y 4.500 millones de años, lo que la convirtió en un planeta habitable.La vida en la Tierra se basa en el carbono, que forma enlaces con otros elementos para producir proteínas y enzimas, así como los componentes básicos del ADN y ARN.Los hallazgos se realizaron mediante un análisis preliminar que incluyó microscopía electrónica de barrido y tomografía computarizada de rayos X.»Esto es el sueño de un astrobiólogo», dijo el científico Daniel Glavin, agregando que aún queda mucho trabajo por hacer y que la muestra se compartirá con laboratorios de todo el mundo para estudios posteriores.La mayor muestra de asteroideOSIRIS-REx no fue la primera sonda en encontrarse con un asteroide y traer muestras para su estudio: Japón logró la hazaña dos veces, devolviendo polvo celestial en 2010 y 2020.Pero la cantidad obtenida ahora, aproximadamente 250 gramos, supera con creces las que recogieron las misiones japonesas: Hayabusa2 logró solo 5,4 gramos.Bennu, que lleva el nombre de una antigua deidad egipcia, es un «artefacto primordial conservado en el vacío del espacio», según la NASA, lo que lo convierte en un objetivo atractivo para el estudio.La órbita de Bennu, que cruza la de la Tierra, también hizo que el viaje de ida y vuelta fuera más fácil que ir al cinturón de asteroides, que se encuentra entre Marte y Júpiter.Estudios posteriores Hasta ahora, los investigadores no han centrado sus esfuerzos en la muestra principal en sí, sino en las «partículas adicionales», descritas como polvo negro y restos que recubren el recolector de muestras.En octubre de 2020, cuando la sonda OSIRIS-REx disparó gas nitrógeno a Bennu para recolectar su muestra, una trampilla destinada a sellarla se abrió con un trozo de roca, lo que hizo que parte del material más fino saliera del colector, sin escapar por completo. Al final, llegó a la Tierra más material de lo esperado.Posteriormente se realizará una inspección del resto de la muestra.Se cree que Bennu se formó a partir de pedazos de un asteroide más grande en el cinturón de asteroides, luego de una colisión masiva hace entre 1.000 y 2.000 millones de años.Los análisis permitirán obtener un inventario de los minerales observados y quizás determinar su proporción. En particular, los científicos creen que Bennu contiene minerales hidratados.El estudio de los asteroides debería permitir a los científicos comprender mejor la formación del sistema solar y cómo la Tierra se volvió habitable.Algunos científicos creen que asteroides como Bennu podrían haber traído a la Tierra los compuestos que posteriormente permitieron el nacimiento de la vida.La NASA dice que preservará al menos el 70% de la muestra en Houston para futuros estudios, una práctica que comenzó en la era Apolo con rocas lunares.»Las muestras estarán entonces disponibles para nuevas preguntas, nuevas técnicas, nueva instrumentación en un futuro lejano», dijo Eileen Stansbery, jefa de la división de investigación de astromateriales en el Centro Espacial Johnson. Se enviarán piezas adicionales para exhibición pública.Además de los conocimientos científicos, una mejor comprensión de la composición de Bennu podría resultar útil si la humanidad alguna vez necesita hacer que se aleje. Si bien el asteroide no tiene posibilidades de impactar la Tierra hasta mediados del año 2100, las posibilidades aumentan en alrededor de 1 en 1.750 entre entonces y el año 2300, dice la NASA.FUENTE: AFP.

Ver más
Ciencia y tecnologíaNoticias

Un asteroide podría chocar contra la Tierra en el futuro, según la NASA

Según un reciente informe del equipo científico OSIRIS-REx, el asteroide Bennu, objeto de estudio de la NASA durante casi 25 años debido a su cercanía a la Tierra, presenta la posibilidad de impactar nuestro planeta en el año 2182. El estudio menciona que la probabilidad de este evento es de aproximadamente 1 entre 2,700, lo que equivale a un 0,037%. Este hallazgo plantea una nueva perspectiva sobre la trayectoria futura de Bennu.Si este asteroide golpeara la Tierra liberaría 1,200 megatones de energía, 24 veces la energía de la mayor parte de las armas nucleares fabricadas por el hombre, según IFLScience.Bennu pasa cerca de la Tierra cada seis años y ha tenido tres encuentros cercanos con nuestro planeta en 1999, 2005 y 2011, dijeron los expertos.

Ver más
InternacionalNoticias

Asteroide pasó cerca de la Tierra y los expertos se dieron cuenta dos días después

El observatorio del Sistema de Última Alerta de Impactos Terrestres de Asteroides reportó que un asteroide pasó muy cerca del planeta Tierra el pasado 13 de julio.El asteroide, identificado como 2023 NT1 pasó a 96.000 kilómetros de la Tierra. Los científicos se dieron cuenta del evento apenas el 15 de julio de 2023, es decir dos días después de que el asteroide pasara muy cerca.Los expertos afirman que este asteroide no pudo ser visto antes, porque el camino que tomó estaba en dirección del sol, lo que redujo la visibilidad de la trayectoria.“Por su parte, la NASA planea enviar al espacio el NEO Surveyor, que ayudará a detectar mejor los asteroides potencialmente peligrosos para nuestro planeta”.Fuente: Actualidad RT

Ver más